Más tiempo frente a la pantalla significa menos conversaciones entre padres e hijos, según algunos estudios

Los investigadores saben desde hace mucho tiempo que crecer en un entorno rico en idiomas es vital para el desarrollo temprano del lenguaje. Una mayor exposición al lenguaje en una etapa temprana de la vida se asocia con el desarrollo social, un mayor coeficiente intelectual e incluso una mejor función cerebral.

Dado el valor de dicha exposición, los investigadores australianos estaban ansiosos por investigar los factores potenciales dentro del ambiente hogareño que pueden alterar las oportunidades de los padres de interactuar verbalmente con sus hijos. Estudios anteriores sobre el impacto de la tecnología examinaron principalmente el uso de un dispositivo móvil por parte de los padres, en lugar del uso de pantallas por parte de un niño, y se basaron en medidas autoinformadas del tiempo frente a la pantalla en lugar de un monitoreo automatizado.

El nuevo estudio, dirigido por Mary E. Brushe, investigadora del Telethon Kids Institute de la Universidad de Australia Occidental, recopiló datos de 220 familias en Australia del Sur, Australia Occidental y Queensland con niños nacidos en 2017. Una vez cada seis meses hasta la edad. 3, los niños usaban camisetas o chalecos que contenían pequeños procesadores digitales del habla que monitoreaban automáticamente su exposición a ciertos tipos de ruido electrónico y al lenguaje hablado por el niño, sus padres u otro adulto.

Los investigadores estaban particularmente interesados ​​en tres medidas del lenguaje: las palabras pronunciadas por un adulto, las vocalizaciones de los niños y los giros conversacionales. Modelaron cada medida por separado y ajustaron los resultados por edad, género y otros factores, como el nivel educativo de la madre y el número de hijos en el hogar.

Los investigadores encontraron que en casi todas las edades, el aumento del tiempo frente a la pantalla sofocaba la conversación. Cuando los niños tenían 18 meses, por ejemplo, cada minuto adicional que pasaban frente a la pantalla se asociaba con 1,3 vocalizaciones menos, y cuando tenían 2 años, un minuto adicional se asociaba con 0,4 turnos de habla menos.

Las asociaciones negativas más fuertes surgieron cuando los niños tenían 3 años y estaban expuestos a un promedio de 2 horas y 52 minutos de pantalla por día. A esta edad, solo un minuto más de tiempo frente a la pantalla se asoció con 6,6 palabras menos de adultos, 4,9 vocalizaciones menos de niños y 1,1 giros de niños menos.

Lynn Perry, profesora asociada de psicología en la Universidad de Miami y que no participó en el estudio, dijo que le sorprendió cómo el estudio utilizó una herramienta de medición objetiva para demostrar asociaciones que «anteriormente sólo se habían asumido».

El Dr. Perry, que estudia el lenguaje y la interacción social entre niños en edad preescolar, dijo que los expertos en el campo deberían investigar cómo los medios diseñados para ser vistos juntos por padres e hijos «podrían permitir un cambio a su vez más conversacional y sortear algunos de los problemas». desventajas de la pantalla.» tiempo.»

Sarah Kucker, experta en desarrollo del lenguaje y medios digitales de la Universidad Metodista del Sur en Dallas, que tampoco participó en el estudio, calificó el análisis de «impresionante», pero destacó que comprender los matices de cómo y cuándo se utilizan los medios en un sentido más amplio y en un contexto más amplio, una población diversa es “el siguiente paso fundamental”.

«Los medios de comunicación no van a desaparecer», afirmó el Dr. Kucker, «pero prestar atención a cómo y cuándo se utilizan podría ser un buen camino a seguir».