Estados Unidos demanda a Apple en un caso antimonopolio, acusándola de monopolio sobre el iPhone

El Departamento de Justicia se unió a 16 estados y al Distrito de Columbia para presentar el jueves una demanda antimonopolio contra Apple, el desafío más importante del gobierno federal al alcance e influencia de la compañía que ha puesto los iPhones en manos de más de mil millones de personas.

En una demanda de 88 páginas, el gobierno argumentó que Apple había violado las leyes antimonopolio con prácticas destinadas a mantener a los clientes dependientes de sus iPhones y menos propensos a cambiar a un dispositivo de la competencia.

El gigante tecnológico ha bloqueado a otras empresas para que no ofrezcan aplicaciones que compitan con los productos de Apple, como su billetera digital, lo que podría disminuir el valor del iPhone y perjudicar a los consumidores y a las empresas más pequeñas que compiten con él, dijo el gobierno.

La demanda pone fin a años de escrutinio regulatorio sobre el popular conjunto de dispositivos y servicios de Apple, que impulsó su crecimiento hasta convertirse en una empresa pública de casi 2,75 billones de dólares que fue durante años la más valiosa del planeta. Apunta directamente al iPhone, el dispositivo más popular y el negocio más poderoso de Apple, y ataca cómo la compañía ha convertido los miles de millones de teléfonos inteligentes vendidos desde 2007 en la pieza central de su imperio.

Al controlar estrictamente la experiencia del usuario en el iPhone y otros dispositivos, Apple ha creado lo que los críticos llaman un campo de juego desigual, donde otorga a sus productos y servicios acceso a funciones centrales que niega a sus rivales. A lo largo de los años, ha limitado el acceso de las empresas financieras al chip de pago de su teléfono y a los rastreadores Bluetooth para aprovechar su funcionalidad de servicio de localización. También es más fácil para los usuarios conectar productos Apple, como relojes inteligentes y computadoras portátiles, al iPhone que los fabricados por otros fabricantes.

«Cada paso en el curso de acción de Apple ha construido y fortalecido el foso alrededor de su monopolio sobre los teléfonos inteligentes», dijo el gobierno en la demanda, que fue presentada en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito de Nueva Jersey. Añadió que las prácticas de la empresa han llevado a «precios más altos y menos innovación».

Apple dice que estas prácticas hacen que sus iPhones sean más seguros que otros teléfonos inteligentes. Pero los desarrolladores de aplicaciones y fabricantes de dispositivos rivales dicen que Apple está usando su poder para aplastar a la competencia.

«Esta demanda amenaza quiénes somos y los principios que distinguen a los productos Apple en mercados altamente competitivos», dijo un portavoz de Apple. “Si tiene éxito, obstaculizaría nuestra capacidad de crear el tipo de tecnología que la gente espera de Apple, donde el hardware, el software y los servicios se cruzan. También sentaría un precedente peligroso, dando al gobierno el poder de ejercer una mano dura en el diseño de la tecnología de las personas».

Apple es la última empresa que el gobierno federal ha tratado de controlar en los últimos años bajo una ola de presión antimonopolio tanto del Departamento de Justicia como de la Comisión Federal de Comercio, a la que la administración Biden ha nombrado jefes muy centrados en cambiar las leyes para adaptarlas a necesidades modernas. era. Google, Meta y Amazon enfrentan demandas similares, y compañías desde Kroger hasta Jet Blue Airways se han enfrentado a un mayor escrutinio de posibles adquisiciones y expansiones.

La demanda pide al tribunal que impida que Apple participe en las prácticas actuales, incluido el bloqueo de aplicaciones de transmisión en la nube, el debilitamiento de la mensajería en los sistemas operativos de los teléfonos inteligentes y la prevención de la creación de billeteras digitales alternativas. También se le pide a Apple que pague una multa financiera no especificada.

El Departamento de Justicia tiene el derecho, según la ley, de buscar cambios estructurales en el negocio de Apple, incluida una ruptura, dijo un funcionario de la agencia, que habló bajo condición de anonimato. El funcionario se negó a identificar qué acciones adicionales podría solicitar la agencia en este caso, pero cualquier solicitud estaría vinculada a cómo dictamina si Apple violó la ley y cómo.

No está claro qué implicaciones tendría para los consumidores la demanda, que probablemente se prolongará durante años antes de cualquier tipo de resolución. Apple planea presentar una moción para desestimar el caso en los próximos 60 días. En su declaración, la compañía quiere señalar que las leyes de competencia le permiten adoptar políticas o diseños a los que sus competidores se oponen, particularmente cuando esos diseños harían que usar un iPhone fuera una mejor experiencia.

Apple ha defendido eficazmente otros desafíos antimonopolio. En una demanda sobre las políticas de la App Store presentada por Epic Games, el fabricante de Fortnite, en 2020, Apple convenció al juez de que los clientes podían cambiar fácilmente del sistema operativo del iPhone al sistema Android de Google. Presentó datos que muestran que la razón por la que pocos clientes cambian de teléfono es su lealtad al iPhone.

También ha defendido sus prácticas comerciales en el pasado señalando cómo la App Store, inaugurada en 2008, ha creado millones de nuevos negocios. Durante la última década, el número de fabricantes de aplicaciones pagas aumentó un 374% a 5,2 millones, lo que, según Apple, es un testimonio de un mercado próspero.

Todos los gigantes tecnológicos modernos se han enfrentado a un importante desafío antimonopolio federal. El Departamento de Justicia también está llevando a cabo un caso contra el negocio de búsqueda de Google y otro centrado en el control de Google sobre la tecnología publicitaria. La Comisión Federal de Comercio presentó una demanda acusando al propietario de Facebook, Meta, de obstaculizar la competencia cuando compró Instagram y WhatsApp, y otra acusando a Amazon de abusar de su poder sobre el comercio minorista en línea. La FTC también intentó sin éxito impedir que Microsoft adquiriera Activision Blizzard, el editor de videojuegos.

Las demandas reflejan un impulso de los reguladores para aplicar un mayor escrutinio al papel de las empresas como guardianes del comercio y las comunicaciones. En 2019, durante la presidencia de Donald J. Trump, las agencias abrieron investigaciones antimonopolio sobre Google, Meta, Amazon y Apple. La administración Biden ha puesto aún más energía en este esfuerzo, nombrando a críticos de los gigantes tecnológicos para dirigir tanto la FTC como la división antimonopolio del Departamento de Justicia.

En Europa, los reguladores castigaron recientemente a Apple por impedir que los competidores de transmisión de música se comunicaran con los usuarios sobre promociones y opciones para actualizar sus suscripciones, imponiendo una multa de 1.800 millones de euros. Los fabricantes de aplicaciones también han pedido a la Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la Unión Europea, que investigue las acusaciones de que Apple está violando una nueva ley que le exige abrir los iPhone a tiendas de aplicaciones de terceros.

En Corea del Sur y los Países Bajos, la empresa se enfrenta a posibles multas por las tarifas que cobra a los desarrolladores de aplicaciones por utilizar procesadores de pagos alternativos. Otros países, incluidos Gran Bretaña, Australia y Japón, están considerando normas que podrían debilitar el control de Apple sobre la economía de las aplicaciones.

El Departamento de Justicia, que inició su investigación sobre Apple en 2019, ha optado por construir un caso más amplio y ambicioso que el que cualquier otro regulador haya presentado contra la empresa. En lugar de centrarse únicamente en la App Store, como han hecho los reguladores europeos, se centró en todo el ecosistema de productos y servicios de Apple.

La demanda presentada el jueves se centra en un grupo de prácticas que, según el gobierno, Apple había utilizado para fortalecer su posición dominante.

La empresa «socava» la capacidad de los usuarios de iPhone de intercambiar mensajes con propietarios de otros tipos de teléfonos inteligentes, como los que utilizan el sistema operativo Android, afirmó el gobierno. Esta brecha, resumida por las burbujas verdes que muestran los mensajes del propietario de Android, envió una señal de que otros teléfonos inteligentes eran de menor calidad que el iPhone, según la demanda.

De manera similar, Apple dificultó que el iPhone funcionara con relojes inteligentes distintos de su propio Apple Watch, dijo el gobierno. Una vez que un usuario de iPhone posee un Apple Watch, le resulta mucho más costoso abandonar el teléfono.

El gobierno también dijo que Apple intentó mantener su monopolio al no permitir que otras empresas construyeran sus billeteras digitales. Apple Wallet es la única aplicación del iPhone que puede utilizar el chip, conocido como NFC, que permite al teléfono realizar pagos táctiles al finalizar la compra. Si bien Apple alienta a los bancos y compañías de tarjetas de crédito a permitir que sus productos funcionen dentro de Apple Wallet, les impide acceder al chip y crear sus propias billeteras como alternativas para los clientes.

El gobierno también dijo que Apple se niega a permitir aplicaciones de transmisión de juegos que podrían hacer del iPhone una pieza de hardware menos valiosa o a ofrecer “súper aplicaciones” que permiten a los usuarios realizar una variedad de tareas desde una sola aplicación.

La demanda del gobierno utiliza argumentos similares a las acusaciones hechas contra Microsoft hace décadas en una demanda histórica que alegaba que la compañía estaba vinculando su navegador web al sistema operativo Windows, dijo Colin Kass, abogado antimonopolio de Proskauer Rose. Añadió que la acusación más convincente –y la que más se acerca al caso de Microsoft– es que Apple podría impedir contractualmente que sus rivales desarrollen aplicaciones que funcionen con otros proveedores de aplicaciones, como podrían hacerlo las “superaplicaciones”.

Otros expertos legales han señalado que las empresas pueden legalmente favorecer sus propios productos y servicios, por lo que el gobierno tendrá que explicar por qué esto es un problema con Apple.

«Este caso trata sobre tecnología», dijo Kass. “¿Pueden las leyes antimonopolio obligar a una empresa a rediseñar su producto para hacerlo más compatible con los de sus competidores?”

Apple se ha defendido de otros desafíos antimonopolio argumentando que sus políticas son fundamentales para que sus dispositivos sean privados y seguros. En su defensa contra Epic Games, argumentó que limitar la distribución de aplicaciones ayudó a proteger el iPhone del malware y el fraude. La práctica benefició a los clientes e hizo que el iPhone fuera más atractivo que los dispositivos de la competencia con Android.

El gobierno intentará demostrar que el efecto de las políticas de Apple fue perjudicar a los consumidores, no ayudarlos.

«La competencia hace que los dispositivos sean más privados y más seguros», dijo Jonathan Kanter, fiscal general adjunto de la división antimonopolio del Departamento de Justicia. «En muchos casos, la conducta de Apple ha hecho que su ecosistema sea menos privado y menos seguro».